top of page

Raúl Rivera y su discurso en "Memorias del corazón"




Escrito por Ama2


–Y cuenta cuenta ,¿qué pasó loco?


– Pues nada allí estaba yo, como un santillo aplaudiendo al final de la obra “Memorias del corazón” y Raúl Rivera (el director) caminó al proscenio a dar su típico discurso...


–Oh sí el del duende del teatro o el de la facilidad de un director cuando trabaja con buenos actores...


– Eso pensé yo loco, pero esta vez fue distinto. Cuando ese hombre depositó sus piernas al frente vestido de verde y negro como coquí, inició su parlamento recordando palabras de una maestra que le había dicho que un premio no se le debe subir a la cabeza a un actor, que somos un libro en constante construcción y por ello el actor muestra su profesionalidad y experiencia en las tablas, que siempre estamos aprendiendo.


–Oh wow, bajó filosófico el Raulín...


–Sí pero no fue para cantar bachatas, Raúl inhaló fuerte y después disparó al aire, con una seriedad que nunca había visto en sus ojos o escuchado en su voz, que Ana Lorena Mejía y Jean Rodriguez se salieron de la obra a una semana de la presentación. 


–¡No! Tú ta relajando, ¿delante de to' el mundo...?


Así mesmeto, y eso lo sé por que lo vi con mis dos orejas y lo escuché con mis dos ojos, como diría Lola la gerente de Vilperro. De hecho, ya me parecía extraño porque una de las razones por la que iba a ver la obra era para ver a Lorena y como yo leo todo al final, fue al final que me entero que la loca no iba a estar. Maga Cedeño estaba actuando y yo todavía esperaba a Lorena...


–Jajajaja, coño pero hay que vivir para oír vaina....


Estoy jugando, pero hay que ponerle tomate a esta pizza, no anda'mo en piña. Pero bueno a mí, que no me gustan los chismes ni esas cosas, tú sabes, saque mi celular y….empecé a  grabar.


–Tú te imaginas si Hector Luis Rivera hubiera estado allí. "La mala" jajajajjajja


– Independientemente de ese lamentable suceso, es decir de la salida de Lorena y Jean a una semana de la obra, la señorita Maga y Yorman Ostos hicieron lo que tenían que hacer. Además de que es muy entendible lo que dijo Raúl ya que hay que pensar en el estrés que ese coquí debió tener.


–Me recuerda a lo que se contó en los Todólogos de Maga. Escuché por ahí de esos tres drogos que la actriz Magdalis tuvo un problema de salud y no pudo ir el mismo día. Maga cogió ese libreto, flow Hector luis Rivera, e hizo su trabajo.

– Sí, de hecho no pude evitar escribir algo sobre eso también. Al final te digo. Pero volviendo a este locrio... Para que estos dos actores tuvieran solo una semana para prepararse todo salió muy bien, además de que me entero que se tuvo que hacer unos cambios de dirección. buen trabajo para los tres.





También hay que destacar el uso del audio por Raúl. En algunas partes el personaje de Yorman encendía la bocina a través del celular y se sintió muy natural que saliera exactamente de la bocina que tocaba y no de la bocina del teatro. Se sentía el contraste con la bocina del teatro que sirvió para música ambiental. Buen trabajo.


–Ah bueno y entonces...cuéntame de ese otro suceso que como quiera no hay na' hoy.


–Bueno, hoy se presenta una obra, o un monólogo, que viene de Colombia que se titula " me estoy quedando calva". Pa'llá voy yo a ver... pero ok lo otro que te dije lo escribí como un cuento porque fue basado en ese día, anyways,, y para reírme le pongo sopita por to' los laos.




"La actriz llegó"


Hoy era la última presentación de la graaaan obra del momento. La sala estaba harta como la barriga de una modelo moderna. El público miraba sus celulares, esperando que se abriera el gran telón y empezara la música. El anfitrión empezó a caminar hacia el proscenio y con un micrófono, evidentemente falto de batería, escandalizó al público al revelar que la actriz no se podría presentar.


«Gente, hemos tenido un problema técnico, la actriz parece que se murió que no ha llegado»

El público empezó a murmurar como cuando hay lluvia rápida que choca constantemente con el piso. Uno de ellos estaba encejado todavía preguntándose «¿por qué dice problema técnico si eso fue una blasfema que se atrevió a morir antes de presentarse a las celestes tablas». Otra muchacha, que había sido la primera en llegar al teatro, se desmayó. El público le puso tanta atención que la usaron de alfombra para sus pies. 


El anfitrión continuó diciendo que afortunadamente había otra persona para reemplazarla. Cuando las luces se apagaron, y empezó la música, y el telón se iba a abrir «¡Pum!» se abrió la puerta de golpe y cayó un doctor de cabeza en el piso. El doctor venía acompañado de un ayudante, y venían con una camilla que tenía en sueros a la divina actriz esperada. Ella estaba con los ojos medio apagados, que se abrían y cerraban a medias, como un cucuyo y su luz. Estaba tiesa como una momia, y apenas podía abrir la boca para enseñar sus dienticos.


«My God» vociferó una dominicana campesina, la a’tri llegó. «eso es una actriz» dijo otro. La actriz que apenas podía mover los dientes, intento sonreír al escuchar que estaba siendo alabada porque contra viento y marea se presento a su obra. Lamentablemente se le cayeron dos dientes, que dieron tantas vuelta en ese piso que no se pudo encontrar. Dicen que la mujer alfombra se los tragó. 


Los doctores pidieron al anfitrión ayudar a subir a la actriz, a las tablas. El ayudante se subió a las tablas y el doctor desde abajo la alzó, la pobre actriz se agarró de los lados de la camilla como los amantes del titanic cuando el barco estaba de cabeza. Uno de los ángeles del público ayudó al doctor, aunque terminó llevándole uno de los sueros que tenía puesto. Cuando ella vio que se le desconectó un cable y que empezó a sangrar abrió los ojos como un maco y se desmayó. Sin embargo, estaba arriba. El público aplaudió y la escena comenzó.


El director de la obra le dio el libreto al ayudante. Toda la obra la actriz estuvo desmayada, mientras el doctor trabajaba con ella y el ayudante estaba leyendo el libreto como si estuviera en una conferencia. El público estaba maravillado con el poder de esa gran actriz. Ella se presentó a las tablas aunque su vida dependiera de ello. Porque el actor que se respeta pone su arte sobre su vida. La vida es arte. O por lo menos eso decía el público. El doctor estaba angustiado porque el ayudante no sabía leer, así que le robó el libreto y empezó a actuar él por el ayudante. 


El ayudante que le estaba gustando «actuar» se puso celoso con el doctor y le intentó arrebatar el libreto. Empezaron a jalar el libreto y dar Vueltas alrrededor de la camilla de la gran actriz y dando vueltas y vueltas sin querer queriendo empujaron la camilla hacia el público y esta cayó como un pancake cuando es arrojado al aire y cae de espalda en el sartén. Lo último que se supo de ella es que le fracturaron 40 huesos, que todavía no puede caminar, que le faltan 6 dientes, que apenas se acuerda de quien es, y de que le quedan 3 meses de vida. Pero, por lo menos le aplaudieron, le aplaudieron, le aplaudieron fuertemente su participación en aquella obra. Aunque estuviera muerta en vida.



88 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page