top of page

Mía y su viaje a París

Updated: Aug 6, 2023





Ama2

Estaba escuchando la canción “Tras de mí” de RBD y la voz de Anahí empujó a mi memoria una escena de la novela que tuvo sus 15 segundos de fama en las redes sociales. Me refiero a la escena en la que Mia colucci está llorando porque su padre la quiere llevar a París para su cumpleaños. En sus palabras, “por favor ayúdame [Está hablando por el teléfono] mi papá me quiere llevar a París para mi cumpleaños”. Esta escena ha sido flanco de muchas parodias y fuente de muchas risas. La razón nos parece obvia: esta chica privilegiada está llorando por un regalo de cumpleaños que puede ser el sueño de algunos. Hablo de la idea de viajar a París. Parece una sátira en la que se parodia los problemas de una persona rica. Podemos pensar como alguien está pasando por algo “malo” en el momento, como la muerte de un pariente, y sin embargo, aquí vemos a una chica llorando por algo que parece mínimo. Y aunque también a mí me ha dado gracia, es una escena que revela lo relativo del sufrimiento humano y a la vez el cómo podemos llegar a minimizar el dolor ajeno. Esto lo digo porque eso de “mínimo” invita a la pregunta de, ¿mínimo en relación a qué y quién? Esta minimización nace porque relacionamos el sufrimiento con una referencia compartida y sus variantes. Por ejemplo, alguien podría decir que el sufrir por un amor perdido en la adolescencia no es algo por el qué se debería llorar ya que en los años próximos vendrán tiempos acompañados de dolores mayores, como lo es la muerte de un pariente. Y sin embargo, por más que la memoria intente dulcificar el dolor de un pasado, quitando las basuras y los malos olores, en el momento que pasa todo se siente de una manera profunda. Alguien que saque un 100 constantemente y que luego con un 90 se ponga a llorar, puede causar la risa, porque un 90 es una A, pero para esa persona eso es importante. Eso es causa de sufrimiento y de muchas inseguridades para la persona. La referencia aquí es ella misma.


Volviendo a Mía, viendo la personalidad de Mía y de cómo sus deseos se veían negados por un plan del padre de llevarla a París, se puede entender sin que promueva la risa, el por qué su sufrimiento y dolor están justificados, en ella misma. Ahora, ¿qué se puede sacar de esto (sin que haya la necesidad de sacar algo de todo todo el tiempo, anyway)? Lo que todos sabemos, pero que parecemos olvidar de tanto en tanto: Que el sufrimiento es un constante en el mundo, que el otro carga un peso de miedos e inseguridades, en fin, que cada quien tiene problemas. Lo más importante de esto es que hay que pensar bien antes de minimizar el problema del otro, ya que una silla para un adulto puede ser una montaña para una hormiga. De igual manera, y aquí no evito la sonrisa seria (xD), un viaje a parís en ese momento exacto es causa de sufrimiento para Mía, aunque sea puerta de risa para otros.






70 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page