top of page

Griselda y la mujer en poder (una reseña)


Escrito por Ama2


Ayer terminé de la Griselda de Netflix protagonizada por Sofía Vergara. Una mujer que es 7 veces más hermosa que la “viuda negra” real, independientemente de los ojos de madre con que su hijo la ve. La serie tiene solamente 6 episodios con una duración de una hora cada uno. El ritmo del show lo encontré algo lento. Esto tiene sentido porque, por lo menos en los primeros tres episodios, se resolvían los conflictos y no dejaban para el próximo. Es decir, los problemas que se encontraba Griselda en los primeros episodios los resolvía en el mismo episodio. Esto hace que el próximo episodio tenga que hacer su principio-medio y final. El episodio #4 sigue lo que dejó el anterior como un conflicto sin resolver lo que hacía que el ritmo fuera más acelerado. No había necesidad de crear un nuevo conflicto. Karol G también tuvo su participación y en el tercer episodio ya se había bichoteado.


Ahora, ¿dónde está Pablo Escobar? Para una serie que inicia citando a Pablo Escobar, “El único hombre al que temo en este mundo es una mujer y se llama Griselda Blanco” no hubo ni una sola mención de Escobar. No sé si el señorillo Escobar no fue tan importante en la alzada de Griselda Blanco, pero me quedé esperando alguna mención de él, por lo menos. 


Algo muy evidente en el show fue la idea de la mujer batallando por su posición acorde a sus méritos. Después de ver el show uno podría decir que una de las razones por la que no agarraron a Griselda antes fue porque era una mujer. Por ejemplo, la detective June Hawkins sugiere desde el inicio la importancia de una mujer sospechoza en el tiroteo del bar. Sin embargo, la primera forma en la que que se piensa de ella es como una novia de los jefes. La idea es que Griselda no puede ser la jefa por ser mujer. De igual manera, después de que Griselda arma un plan para defenderse de la familia Ochoa es Amilcar quien tiene que tomar la posición de poder público para que los otros hombres acepten la unión. Aquí incluso se podría mencionar el dicho de Groucho Max, “Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”. Este aspecto del poder de la mujer en manos de alguien como Griselda fue bien trabajado ya que no hubo un intento de glorificar sus acciones. Además de que lo mismo ocurre con la detective June.



De igual manera el uso de metáforas para anticipar el desarrollo de cada capítulo fue una pincelada agradable. Por ejemplo, en el episodio que se menciona al pez que se come a los otros cuando lo ponen en la misma pecera, hace referencia a lo que haría Ochoa más adelante. También las referencias a The Godfather fueron muy evidentes. La forma en la que se filmó los asesinatos a dos cabecillas es similar a la forma en que Michael Corleone se deshace de todas las otras familias en la primera parte de El padrino. También vemos que están viendo la película. Esto tiene sentido ya que el hijo más pequeño lleva el nombre de Michael Corleone. Incluso el final es similar a la forma en la que termina la segunda parte de El padrino. Ella está sóla lo que puede tomarse como un cuento de moraleja. Es decir, este ser solitario puedes ser tú si tomas esta vida.


Quiero terminar resumiendo lo que no me gustó. El ritmo, como ya mencioné anteriormente. Los saltos de tiempo fueron muy abruptos y creo que por eso algunos personajes perdieron mucha fuerza. ¿Qué pasó con Chucho? ¿Qué pasó con Rivi? Incluso hay algunas tramas que se dejaron de lado. Llevaron a otro de los Ochoa, como que era poderoso, pero sólo fue para mostrarlo y ya. Luego, ¿qué pasó con el Ochoa que la estaba buscando?


Anyways, está entretenida, pero se apresuraron en algunas cosas.

35 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page